martes, 22 de enero de 2019

Séptima reunión del Círculo de Mujeres: Un encuentro con lo que llegará

Querida hermana:

Ayer nos volvimos a reunir y en este caso, fue N., la Mujer Sabia. Nos dijo que tal vez el tema que había escogido no era muy "popular" , ya que era la muerte. Nuestra muerte... Vivirla de una manera constructiva. 
Tenía razón, el tema no suscita muchos adept@s, pero ¡salió muy bien! Hicimos una dinámica muy interesante y yo me sentí muy a gusto, muy serena y en paz con seres de luz a mi alrededor y sintiendo que me iba dejándolo todo terminado. Tú estabas. Te vi entre los seres que venían a buscarme y me susurraste tranquila, todo irá bien.
Al final, teníamos que escribirle una breve nota desde nuestra muerte a la persona que somos ahora y yo me mandé este mensaje:

 Querida Cris:
Aprovecha el tiempo. Medita. Practica.
Date a l@s demás.
Es lo más importante.
Gracias. 

Después de la dinámica hablamos durante mucho rato sobre el miedo que nuestra sociedad tiene a la tristeza y al dolor y cómo ello impide muchas veces que el proceso de duelo se supere bien. 
No nos damos cuenta de que todo termina y que nosotr@s somos parte de ese todo. En lugar de enfrentarnos a nuestro miedo, preferimos evadirnos en cosas superficiales sin honrar nuestra preciada vida humana. 
Muy triste. 
Y después de la conversación, llegó la cena con un millón de cosas para comer y para contar. 
La Hermana Sabia del mes próximo la conoces muy bien. La tenemos cerca y yo le ayudaré a preparar la sesión. También esperamos que nos llegue algo de tu magia y tu sabiduría. Muchas gracias por ello.

Un beso. 

**********
Texto: Cris Carrasco García.
Imagen: Una vez terminada la sesión. Autora: Mayte.

miércoles, 16 de enero de 2019

Ven

Ven.
Si no quieres compartirme tu dolor
sostendremos juntos el silencio.
De lo demás,
se encargará la vida.

(Cris Carrasco García)

Imagen: Jennifer Joswa

miércoles, 2 de enero de 2019

Pececitos en la estación del frío



Mi dulce hermana:

Un velo de tristeza se ha tejido sobre nosotros. Tú ya lo sabes ¿verdad? ¿Está contigo el pequeño ser? ¿Lo estás guiando para que llegue hasta ti? 
Si es así me siento mucho más aliviada. 
¡Qué dolorosa es a veces la impermanencia y cuánto cuesta abrir los brazos!.
Lo pienso.... tan bello, tan dulce. Como todas las criaturas. 
Y también pienso en nuestro Príncipe y su inmensa tristeza ¡le está escribiendo unas cosas tan bonitas! más que nunca nos necesita y necesita escribir. 
Este es uno de los poemas que le ha dedicado. Mira qué preciosidad:

Todo lo que se marcha de repente,
de golpe y sin avisar,
se queda,
vive y vivirá para siempre,
en nuestro silencio.
Sólo en ese punto de encuentro,
en ese lugar tan nuestro,
sólo ahí,
donde todo cabe
estará y estaremos
hasta el reencuentro.
Esta gran tormenta me ha pillado lejos y quisiera tener unos brazos largos como el puente más largo del universo para poder abrazar a tantos que ahora caminan con el corazón destrozado. No me importaría que se me deformaran y se me quedaran larguísimos para siempre. Así podría abrazar a todos sin excepción.
Dicen que en la vida siempre hay una muerte que nos vuelve del revés, nos atraviesa y nos desintegra. Después de ésta, las otras muertes que vivamos, aunque nos duelan, siempre serán más livianas. El dolor nos dejará caminar y respirar al mismo tiempo. Pero con LA GRAN MUERTE, no. En los primeros tiempos tendremos que andar unos pasitos cortos, parar y respirar porque el dolor abarcará tanto espacio que no nos dejará hacer las dos cosas a la vez. Quizá sea cierto y para El Príncipe, ésta ha sido su gran muerte.
 El otro día, en el estanque helado del bosque,vi en lo más bajo del todo, un pececito naranja que se movía muy despacio. Le pregunté a un señor que cuida del bosque si el pececito  no se moría y me dijo que no: "Espera allá abajo a que se funda el hielo". Quizá Nosotros somos pequeños seres naranja que en lugar de lanzar piedras contra el agua helada o preguntarnos continuamente por qué, debamos esperar a que termine la estación del frío. 
Mientras tanto, sigo intentando ayudar a este ser de rizos rubios a transitar en el bardo. Cuarenta y nueve días...
Esta navidad tiene su nombre y la de El Príncipe. 

Un beso
********
Texto : Cris Carrasco García y poema de Shiro Dani
Imagen: Shiro Dani

Haiku... o como quieras llamarlo

Estanque helado.
Algunos tiran piedras
pero nada se mueve. 

(Cris Carrasco García)

Imagen: Babara Zambon