Mostrando entradas con la etiqueta Poetisas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poetisas. Mostrar todas las entradas

miércoles, 10 de mayo de 2017

Tres poemas de Martina Brisac

Como alondra sobre un mar de centeno,
perdida, en un valle de espigas infinito.
Me pregunto si has danzado alguna vez,
entre el tumulto silencioso de sus tallos,
o alguna vez fuiste otra cosa diferente a ti,
algo parecido al niño que cabalga la hierba
o el remoto azul con alma de pájaro.
Dime ¿era eso libertad, o es el precio de crear
lo que hace inabarcable el mundo?

Imagen: Michelle Murray

Páralo todo
y deja que me quede en esta luz.
Allá la noche lamiendo faros,
disturbios, tempestades,
pero aquí, cálido tu vientre,
me dice ven,
levanta una sonrisa azul
bajo tu falda,
páralo todo,
y quédate conmigo,
en este regazo de luz
incandescente.


Imagen: Anastasia Buzuneeva



Quién diría que así dormidos,
enlazados apenas por los brazos,
hemos sido capaces de sostener el mundo.
Quién diría que el amor es frágil,
que somos la causa perdida,
el arma más pequeña,
el discurso más monótono.

Qué ocurriría si el amor
desertara de todos los poemas,
qué sería del cielo sin aves,
y de las ramas desnudas,
y de esa leve luz
que vierten sobre el mundo
los cuerpos fundidos de los amantes. 

jueves, 27 de abril de 2017

Dos poemas de Christina Georgina Rossetti ( 1830-1894)

Cuando esté muerta

Cuando esté muerta, mi amor,
no cantes tristes canciones para mí,
no plantes rosas en mi cabeza
ni sombríos cipreses.
Sé la hierba verde sobre mí,
con rocíos y gotas mójame;
y si te marchitas, recuerda,
y si te marchitas, olvida.

Ya no veré las sombras,
no sentiré la lluvia,
no escucharé al ruiseñor
cantando su dolor.
Y soñando a través del crepúsculo
que no crece ni desciende,
felizmente recordaré,
felizmente olvidaré.

Imagen: tomada del blog: 
http://princesanadie.blogspot.com


Recuerda

Recuérdame cuando haya marchado lejos,
muy lejos, hacia la tierra silenciosa:
Cuando mi mano ya no puedas sostener,
ni yo, dudando en partir, quiera todavía permanecer.
Recuérdame cuando ya no exista lo cotidiano,
donde me revelabas nuestro futuro planeado.
Sólo recuérdame, bien lo sabes,
cuando sea tarde para los consuelos, las plegarias.
Aunque debas olvidarme por un momento
para luego recordarme, no lo lamentes,
pues la oscuridad y la corrupción dejan
un vestigio de los pensamientos que tuve:
es mejor que me olvides y sonrías
a que debas recordarme en la tristeza. 




lunes, 23 de enero de 2017

Historia de una pasión



O Una pasión silenciosa, que es la traducción literal del título de esta película en inglés....
¿ Qué os puedo decir de ella? Que me ha fascinado su argumento, su trama, su fotografía, sus colores, cómo trabaja la actriz que se pone en la piel de Emily Dickinson; si tuviera que ponerle alguna pequeña pega, pero una pega diminuta, diría que a veces la película es un poco demasiado lenta, pero otras veces esa lentitud regala tiempo al l@s espectador@s para reflexionar y empaparse de los poemas de esta poetisa insuperable que se van narrando con voz en off. 
Pienso que hay tres grupos de personas que no deben perderse este film: l@s amantes de la poesía, ll@s admirador@s de Emily Dickinson y l@s amantes del buen cine.

( Cris Carrasco García)
Imagen: fotograma de la película extraído de Internet. 

jueves, 19 de enero de 2017

Therigatha

Imagen: portada de Therigatha

Hace unos días pude, por fin, conseguir un libro que andaba buscando desde hace un tiempo: Therigatha, que es la recopilación de la vida y poemas de las primeras monjas budistas coetáneas del Buda. 

Esta recopilación ha sido realizada por Javier Aguado y editada por Kairós. 
Los poemas que escribieron estas mujeres que formaron la primera Sangha son espléndidos dentro de su sencillez abrumadora. 
Os dejo aquí varios ejemplos: 

Después de quince días,
llena de sí la luna resplandece.
Haz lo mismo y sé sabia poco a poco
y con tu propia luz ábrete paso 
por la densa ignorancia de la noche. 
                                       
                                        Autora: Punna


Eres valiente y decidida
y has practicado mucho
 hasta alcanzar un gran conocimiento.
Este cuerpo es, por tanto,
el último que tienes.
¡Pero cuidado,
no permitas que la Muerte
entre en él y lo lleve
de regreso a la vida!.

Autora: Dhira o Vira



Ayuné más que nadie para así
merecerme nacer entre los dioses.
Ayuné y ayuné cada quincena
varios días alternos
para ser una diosa entre los dioses.

Hoy tomo una comida al día
y la mendigo.
Hoy tengo la cabeza afeitada
y me visto siguiendo
los preceptos de la orden.
Hoy mi corazón no tiene miedo
y por eso he dejado de querer
ser diosa entre los dioses. 

                             Autora: Mitta ( diferente a la Mitta anterior)


viernes, 9 de diciembre de 2016

Poemas de Rupi Kaur

Imagen: Alma Domínguez

Ella es agua,
lo suficientemente suave
para ofrecer vida,
lo suficientemente resistente
para ahogarla. 



Fue cuando dejé de buscar en los otros
y levanté los cimientos de un hogar dentro de mí,
que encontré que no había raíces más íntimas
que las que hay entre una mente y un cuerpo
que han decidido estar completos.


Imagen: Francine Van Hove

Quiero disculparme con todas las mujeres
a las que he llamado bonitas
antes de llamarlas inteligentes o valientes.
Lamento si resalté que tienes que estar tan orgullosa
de algo con lo que simplemente se nace
como cuando tu espíritu aplasta una montaña.
De ahora en adelante, voy a decir cosas
como eres resistente o eres extraordinaria,
no porque no crea que no eres bonita,
sino porque eres mucho más que eso. 


Me dices 
que no soy como las mayoría de las mujeres
y aprendes a besarme con los ojos cerrados.
Hay algo sobre esta frase
-algo como que debo ser diferente a las mujeres
que llamo hermanas
para ser deseada-
que me hace desear hacerte tragar esas palabras;
como si debiera estar orgullosa de que me hayas elegido,
como si me aliviara que pienses
que soy mejor que ellas. 



martes, 15 de noviembre de 2016

Cuatro tankas de Izumi Shikibu

Imagen: desconozco su autor o autora.



Esta noche
sin nadie a quién esperar,
¿ por qué mis pensamientos
se ahondan
junto al atardecer?



Ni el más helado
viento de otoño
podría herirme
como esta tormenta primaveral
de pétalos dispersándose.




Imagen: Desconozco su autor o autora.



¿ Qué sucede
con esta hora de crepúsculo?
Aun el sonido
de una brisa casi imperceptible
traspasa el corazón.


En mi soledad
parto y quemo
ramitas en el crujiente fuego
en este villorio invernal de la montaña
esperando que al menos el humo no se vaya.



miércoles, 2 de noviembre de 2016

El archivo online de Emily Dickinson

Imagen extraída de Internet

Existe un archivo digital online que reúne en escaneos de muy alta calidad miles de manuscritos de Emily Dickinson, para hacer las delicias de sus admiradores.
 Este archivo tiene por nombre: Emily Dickinson Archive y su acceso es libre. 

( Cris Carrasco García)

martes, 18 de octubre de 2016

Tres poemas de Ida Vitale

Aclimatación

Primero te retraes,
te agostas,
pierdes alma en lo seco,
en lo que no comprendes,
intentas llegar al agua de la vida,
alumbrar una membrana mínima,
una hoja pequeña.

No soñar flores.
El aire te sofoca.
Sientes la arena
reinar en la mañana,
morir lo verde,
subir árido oro.

Pero aún sin ella saberlo,
desde algún borde
una vez comparece, te moja
breve, dichosamente,
como cuando rozas
una rama de pino baja
una vez concluida la lluvia.

Imagen: Ha Huynh


Gotas

¿Se hieren y se funden?
Acaban de dejar de ser la lluvia.
Traviesas en recreo,
gatitos de un reino transparente,
corren libres por vidrios y barandas,
umbrales de su limbo,
se siguen, se persiguen,
quizá van, de soledad a bodas,
a fundirse y amarse.
Trasueñan otra muerte. 


Imagen: Cris Carrasco García


Mariposa, poema

En el aire estaba
impreciso, tenue, el poema.
Imprecisa también
llegó la mariposa nocturna,
ni hermosa ni agorera,
a perderse entre biombos de papeles.
La deshilada, débil cinta de palabras
se disipó con ella.
¿ Volverán ambas?
Quizás, en un momento de la noche,
cuando ya no quiera escribir
algo más agorero acaso
que esa escondida mariposa
que evita la luz,
como las Dichas. 

Imagen: Ida Vitale. Desconozco el autor/a.


martes, 20 de septiembre de 2016

Tres poemas de Clara Janés

Imagen: Dee Nickerson



ESPERARÉ PACIENTE ...

Esperaré paciente,
acechando, como un perro, el momento.
O me iré por la selva de tus versos
abriéndome camino lentamente
por oscuros senderos,
por pequeños resquicios
que has dejado entreabiertos. 



Imagen: Clara Janés. Desconozco su autor/a.
NO SÉ...

Soy hermosa y mi piel es suave
y el viento del mar me devuelve rocío
de tiernas tersuras.
Mi cabello perfumo y adorno de áurea madreselva
y mi pecho es redondo y casi virginal.
Tuve un amante que ensalzó mis caderas
y mi forma de amar intensa y silenciosa.
Podría ser aún un río de luz en tus brazos.
No sé qué te retiene, si furtivo, he visto
un destello de ardor en tu gesto al pasar.

Can I go forward when my heart is here?

No conozco la astucia,
no soy como la hoja del chopo
que en oruga se oculta y arracima
antes de dar su tierno cuerpo al viento,
soy clara y sin pudor,
soy entera y tajante,
y no sé seducir. 

Imagen: Francine Van Hove

¿OYES ESA MÚSICA?...

¿Oyes esa música
que cruza como luz la oscuridad
mientras la oscuridad gira
y yo con ella?

¡Con qué fuerza
se abre paso
y llega incluso
a mi lugar más remoto
cercado también de sombras!
Pero el latido
que brota allí 
nadie lo oye.
Nadie, como yo, sabe
que existo
y creceré
y amaré
como aman estos brazos
que me sostienen
porque no sé andar aún...
pero escucha:
todos los árboles se mecen
en la música.
Y en mi interior,
donde un secreto sol
me hace adivinar
el sol secreto
de la oscuridad.


martes, 13 de septiembre de 2016

Haijines japonesas

Imagen: Mujer samurái. Desconozco su autor/a.
Gentileza de ShiroDani.



Deseo partir
peinada de luna
bajo el cielo errante. 

( Tagami Kikusha-Ni) ( 1753-1826)

jueves, 24 de marzo de 2016

Haijines japonesas

Imagen: Mujer samurai.
Desconozco el autor o autora de la fotografía. 



La luna cala
entre mi ropa
hasta mi piel.

(Sugita Hisajo, 1890-1946)

miércoles, 19 de agosto de 2015

Dos poemas de Warsan Shire ( poetisa somalí)

No es mi responsabilidad ser hermosa.
No estoy viva para ese propósito.
Mi existencia no gira alrededor de cuán deseable me encuentres.
Me pertenezco profundamente a Mí Misma.
Me siento tan bien a solas que sólo estaré contigo
si eres más dulce que mi soledad.

Imagen: Maud Wagner (1907) , la primera mujer tatuadora. Desconozco
el autor o autora de la fotografía.



PARA LAS MUJERES DIFÍCILES DE AMAR

eres un caballo corriendo en solitario

y él intenta adiestrarte
te compara con una montaña imposible
con una casa en llamas
dice que lo estás cegando
que nunca podría dejarte ir
olvidarte
que no quiere nada salvo a ti
lo mareas, eres inaguantable
cada mujer anterior o posterior a ti
es rociada con tu nombre
tú llenas su boca
sus dientes padecen con el sabor de la memoria
su cuerpo es solo una alargada sombra que busca la tuya
pero tú eres siempre demasiado intensa
aterradora en tu modo de quererlo
desvergonzada y sacrificada
él le dice que ningún hombre puede vivir de acuerdo con el que
vive en tu cabeza
y tú trataste de cambiar, ¿me equivoco?
cerraste tu boca
intentaste ser más suave
más bonita
menos volátil, menos despierta
pero incluso mientras duermes puedes sentirlo
viajando lejos de ti en sus sueños
entonces ¿por qué querías dividir el amor en su cabeza abierta?
una persona no puede ser tu hogar
alguien debería haberte dicho eso
y si él quiere irse
déjalo ir
tú eres estremecedora
extraña y hermosa

algo que no todo el mundo sabe amar


domingo, 31 de mayo de 2015

Tres poemas de Ana Ilce Gómez


MUJERES CON GUITARRA
Hay muchas mujeres lapidadas
a lo largo de la historia.
Su vida fue de jaurías y de toros rabiosos
de sangre alzada
de mordeduras largas.

Mujeres que le devolvieron al mundo
la embestida,
que se inmolaron o tuvieron que matar
para seguir viviendo,
esas que en la hora más oscura
roturaron el campo con sus uñas
para que vos y yo pasemos.

Hondas mujeres
que quizá una lenta madrugada
marcharon al fuego o a la horca
por cosas tales como desordenar
el orden público
por inventar una nueva manera de descifrar
la vida
por tener voz
o por infieles
o ateas. 
Ellas ya no están. Sus cabezas reposan
sobre un siglo o dos. Sus ojos
ya no existen.

Pero de ellas perdura una hebra sutil
un hilo ciego que sin saberlo
nos hace crecer y despertarnos en la noche
con unas ganas inmensas de vivir
de derribar todos los muros
de desafiar todas las hogueras
así como de amar y de pulsar
todas
toditas las guitarras de la tierra. 





Imagen: Xi Pan 

DESTINO
He de hacer de este mundo
lo que está destinado para mí:
cantar
abrazar a mis hijos
pulir alguna piedra
para hacerla valedera
borrar si quiero lo que está destinado
para mí.

Imagen: Xi Pan 

ARIA
No soy ángel
que preside la vida
ni sabia
ni agorera.
Únicamente
soy una mujer
cálida
intensa
que en su más apartada
intimidad
cree tener voz

                          y canta. 


a. 

jueves, 14 de mayo de 2015

Dos poemas de Else Lasker Shüller


Mi piano azul

Tengo en casa un piano azul
aunque no sé ninguna nota.

Está a la sombra de la puerta del sótano,
desde que el mundo se enrudeció.

Tocan cuatro manos de estrella
-la mujer-luna cantó en la barca-,
ahora bailan las ratas en el teclado.

Rota está la tapa del piano...
lloro a la muerta azul.

Ah, queridos ángeles, abridme
-comí del pan amargo-
a mí con vida la puerta del cielo-
incluso contra lo prohibido.


Versión de Sonia Almau




Imagen: Claudia Tremblay



Obertura

Nos separamos en el preludio del amor...
en mi corazón resplandecía aún clara tu palabra,
y callados fuimos extinguiéndonos en el torbellino urbano,
bajo el velo de la tarde del turbio septiembre
en un sollozante acorde.
Así en la breve obertura de amor
nos esfumamos de esta tierra
a través de paraísos hasta las puertas del cielo-
y no fueron necesarios los juramentos de amor eterno
ni los besos del azul y mágico crimen.


Versión de Sonia Almau

miércoles, 14 de enero de 2015

Un poema de Alda Merini. ( Original y traducción)

No soy una máquina
que escribe poemas,
soy una frágil mujer
con muchos hilos de seda,
soy una mujer feliz
cubierta por mil rubores,
muy frágil y desnuda
para que pueda llamarme el amor.



Imagen: Pascal Chove


Non sono una macchina
che scrive solo poesie,
sono una fragile donna
con tanti fili di seta,
sono ua donna lieta
coperta di mille rossori,
troppo fragile e nuda perché
possa chiamarmi l´amore.

sábado, 10 de enero de 2015

Un poema de Emily Dickinson

Ningún cepo puede torturar mi alma en libertad

Ningún cepo puede torturar
mi alma en libertad,
pues detrás de este esqueleto mortal
se teje uno de más valor.

No puedes horadar con un serrucho
ni traspasar con una cimitarra
dos cuerpos, por lo tanto perdura,
amarra uno y el otro vuela libre.

El águila no se despoja
de su nido, y sin embargo,
gana el cielo
más fácilmente que tú.

Excepto tú mismo tal vez nadie pueda ser
tu enemigo,
cautividad es conciencia
y también es libertad.



Imagen: Jia Lu

















martes, 16 de diciembre de 2014

Un poema de Wislawa Szymborska

Imagen:  La Lechera, de Vermeer

VERMEER

Mientras esa mujer del Rijksmuseum
con esa calma y concentración pintadas
siga vertiendo día tras día
leche de la jarra al cuenco
no merecerá el Mundo
el fin del mundo.
                    


martes, 9 de diciembre de 2014

Dos poemas de Li Qingzhao ( Mujer- siglo XI)

" Recolección de moras"

En el crepúsculo
ráfagas de viento y lluvia
luz ardiente que se deshace
y se apaga
ya he dejado de tocar la flauta de bambú

y frente al espejo engastado con flores
ligeramente me maquillo

bajo el vestido de seda púrpura
mi fina piel de nieve
exhala un delicioso perfume
entonces,
sonriendo
 susurro a mi amado:

" esta noche
tras el dosel de muselina
sentiremos el frescor de nuestro lecho".


Imagen: Kaoru Saito



" Mariposa enamorada de su flor"

Lágrimas,
arrastrando los afeites de mi rostro,
humedecen y manchan mi vestido  de seda

aquella "canción del adiós"
la repito miles y miles de veces

dicen 
que las largas cadenas montañosas
tienen un final
pero yo sólo oigo la lluvia fina y delicada
golpeando interminable
el pabellón solitario

desde que nos separamos
la tristeza del adiós
me destroza poco a poco el corazón

he olvidado incluso si,
al brindar por tu partida
nuestras copas tenían
poco o mucho vino

lo mejor
es que entregue este poema
a las ocas salvajes que atraviesan el cielo

en realidad, Donglai
no está tan lejos como otros paraísos.

domingo, 26 de octubre de 2014

Dos haikus de Sute-Jo ( Den Jo) ( 1633)- Mujer

Acostumbrándome a las dificultades.
Un crisantemo silvestre
en la nieve.

( Den  Jo)


 
Imagen: Kaoru Saito



La piel de la mujer
la piel que oculta
¡qué cálida es!

( Den Jo)


viernes, 15 de agosto de 2014

Poemas de Yosano Akiko ( 1878-1942)

-El día que las montañas se mueven-

El día que las montañas se mueven ha llegado.
Aunque lo diga, nadie me cree.
Las montañas, que en otro tiempo fueron activas
entre llamas, sólo duermen un rato.
Mas, aunque lo hayáis olvidado,
creedme amigos, que todas las mujeres que
dormían
ya se despiertan y se mueven.

-Viniste al fin-

Viniste al fin, y por eso
dejé ir a las libélulas
que conservaba cautivas
entre mis cinco dedos
este atardecer de otoño.



- De los innumerables escalones-

De los innumerables escalones
que conducen a mi corazón
él subió tan sólo
quizá dos o tres.

- Una noche-

En cada cuarto,
en cada jarrón,
enciende una brillante luz,
arregla amapolas y rosas.
Esto no es consolar
sino castigar, 
porque aquí, una mujer
-olvidada de alabar
y de responder-,
de pronto deseó llorar
por una nimiedad.


- Mis canciones-

Porque mis canciones son breves
la gente cree que atesoré palabras.
Nada he borrado en mis canciones.
No hay nada que pueda agregar.
Distinta de un pez, mi alma se desliza sin agallas.
Yo canto sobre un suspiro.



Imagen: Yosano Akiko ( desconozco su autor o autora)
Traducción: A. Girri.