jueves, 17 de noviembre de 2022

Una película especial: Invisibles

 


Después de poco más de un mes, paso por aquí para recomendar una película que me ha encanatado: Invisibles, de la directora Gracia Querejeta. 

El argumento se podría llamar minimalista: tres mujeres de mediana edad quedan todos los jueves por la mañana en un parque para caminar juntas. 

Pero de sus diálogos tremendamente ágiles y profundos, sabemos cómo es cada una de ellas, sus miedos, sus problemas, su vida y lo que les duele. 

Película de las que a mí me gustan: trama simple pero de gran calado. 

Y vosostras ¿cómo lleváis la "invisibilidad de la mujer de mediana edad"?

Para mí ha sido una liberación desprenderme de las miradas insinuantes y muchas veces lascivas que tanto me incomodaban. Ahora ningún hombre me mira cuando voy por la calle y me siento libre. Un lastre menos. Y si nos centramos en otro tipo de invisibilidad, pues esa no me ha llegado porque las personas que me rodean me siguen teniendo en cuenta, siento que me aman y les importo. Además, como ya he dicho en alguna ocasión por aquí, deseo continuar haciendo muchas cosas además de comenzar proyectos nuevos y retormar otros que alguna vez inicié pero no seguí y ahora siento que vuelven a despertar. 

****

Texto: Cris Carrasco García

Imagen: Promoción de la película. 


lunes, 10 de octubre de 2022

En el día de la salud mental, un libro que aporta luz

 


Hoy es el día de la salud mental y no quería dejarlo pasar sin recomendar el libro Por si la voces vuelven, de Ángel Martín. 

Lo recomiendo :

A l@s que oyen voces.

A l@s que creen oír voces.

A l@s que las oyeron pero ya no. 

A l@s que cuidan de las personas que oyen voces (gracias infinitas).

A l@s que creen que nunca oirán voces (como si fuera tan fácil...).

A l@s que ahora están atad@s a la cama de un hospital para que no se hagan daño. 

A l@s que tiran pa´lante atiborrad@s de medicación.

A tod@s, tod@s, tod@s, tod@s, Por si las voces vuelven. O por si llegan sin llamar. 


Texto: Cris Carrasco García

Imagen: Portada del libro.

lunes, 19 de septiembre de 2022

Apretar el botón nuclear


 

¡Hola! ¿Os acordáis del proyecto "Caminando la plenipausia" del que hablé hace unas semanas? Pues sigo... 

Y ayer vi otra vez la peli La boda de rosa que os tengo recomendada en el apartado películas. Sólo es la segunda vez que la veo, así que es un número muy prudente porque cuando me gusta una peli puedo verla hasta catorce, quince o cuarenta veces. No exagero. 

Bueno, pues en La boda de Rosa se pone sobre la mesa un concepto, o mejor dicho, un acto, que yo siempre he llevado a cabo y del que últimamente y con la revolución hormonal que tengo encima, hago uso con mayor frecuencia: apretar el botón nuclear. Si el tema en cuestión nos pilla con el botón lejos, siempre podemos recurrir al consabido puñetazo en la mesa. 

Dicen que esto de tener las hormonas como una cometa de pascua no es bueno para nadie y creo que es verdad, pero también creo que a mí, con una tendencia clara hacia  la contemplación en detrimento de la acción, me está dando el empuje para tomar decisiones que tenía que haber tomado antes y cortar con situaciones o personas con las que ya había terminado un ciclo y yo me resistía a cortar por demasiado chocha, demasiado contemplativa, demasiado compasiva o demasiado tojunto y toalavez. 

La revolución hormonal me está ayudando a decir ¡basta!, no voy a hablar contigo, o estás fuera de mi vida. Y después quedarme más relajada que si hubiera estado cinco horas meditando profundamente si esa persona, situación o constelación planetaria  me pone de los nervios porque en mí reside un recuerdo ancestral radicado en la antecámara del cerebro y por eso debo aprender que todo lo que me pasa no es más que una proyección de lo que yo soy...¡pues no! que cuando se acaba, se acaba. Y chin pun. ¡Tanta historia ya!.

Eso sí, intento que sea sin dañar. O dañando lo menos posible. Porque lo del ¡basta ya! etc., lo digo para mí y luego utilizo la diplomacia. Cuando las hormonas me dejan, claro.

Eso es lo que de momento os quería contar a grosso modo sobre mi estado hormonal. 

Y también deciros que hoy es el día de las pastitas de té.


(Cris Carrasco García)

Imagen: Quino


miércoles, 14 de septiembre de 2022

Querida Dear Queen

 


Querida Dear Queen:

Si he de serte sincera, yo era más de Lady Di. 

Y como en esta sociedad parece que debemos ser de lo uno o de lo otro: del Madrid o del Barcelona, de playa o de montaña, de blanco o de negro... Pues me caías antipática. 

Pero eso fue antes. Quiero decir antes de ver The Crown. Entonces te conocí un poco más y entendí muchas cosas de ti. Incluso pensé que si yo me hubiera visto en algún episodio de los que tú te has visto a lo largo de tu vida, hubiera actuado igual o peor. Así que empezaste a caerme bien. 

Dicen que eras bastante clasista (¿qué quieren? Eras inglesa y royal). Cuentan que también eras racista (¿qué quieren? Eras inglesa y royal). No te gustaba chocar la mano (a mí tampoco y no soy ni inglesa ni royal).  Dicen que tu vestimenta era hortera pero yo no lo creo porque ibas vestida de lo que eras: de reina de Inglaterra y no sé cuántos sitios más. Dicen que eras tacaña (yo lo llamaría austera, que por ser royal no tiene una que ir por ahí tirando el dinero).

Y a pesar de todos estos contratiempos, dimes y diretes, me resultaste simpática después de ver The Crown y superar lo de Lady Di. 

Porque mira, querida  Dear Queen, ahora que ya he tocado el cinco en edad y volviendo la vista veinticinco años atrás, me pregunto ¿por qué tanta presión para que fueras al funeral de tu ex-nuera con la que encima habías acabado como el rosario de la Aurora? Perdón por la expresión tan castellana, que para que la entiendas, vendría a decir que acabasteis como Margaret Thacher y los mineros...  que yo no he ido al entierro de mi ex-suegro, ni ex-tíos políticos ni nadie de mi ex-familia política y nunca nadie me ha presionado para que salga por la tele haciendo un discursito y diciendo cosas que no siento ni me han dicho que me vista de luto riguroso ni que salga a la calle a mirar las florecitas. ¡Que a veces l@s plebey@s perdemos los papeles con el protocolo! Y en lo de plebey@s meto también a los dailys , las bebecés y adyancentes. 

Pues eso, mi querida Dear Queen, que ahora que ya he tocado el cinco y la madurez me ha enseñado que el camino medio es el mejor, te digo que te comprendo y que me encantaban tus trajecitos de colores y tus sombreros siempre a juego con el abriguito o el vestidito, tus broches siempre casi en el hombro y tus collarcitos de perlas de dos y hasta tres vueltas. Todo monísimo. Todo muy de reina de Inglaterra y no sé cuántos sitios más. 

Tu peinado me recordaba a las señoras de mi antiguo barrio. En mi adolescencia, las hijas de estas señoras, cuando les ponían los rulos, les ponían también lo que llamaban un plis (no sé muy bien cómo se escribe) para que el pelo no fuera tan blanco, pero muchas veces, a las muchachas se les iba la mano con el plis y sus mamás acababan con el pelo morado que parecían muñecas del todo a cien (ahora, llamados bazares chinos) . Nunca vi reflejos morados en tu pelo, pero los rulos ¿te los ponía tu Ana? Oh, perdón, creo que las hijas de l@s royal no se ocupan de esas cosas ¿verdad? Claro, tienen que aprender equitación, idiomas o cómo no perder el sombrero los días de viento.

Y ahora que te has ido, no sé por qué , toda tú me vienes a recordar ese poema tan conocido que podría tomarse como un modelo de vida. Ese que dice: " Cuando sea vieja , vestiré de morado// con un sombrero rojo que ni haga juego// ni me quede bien// y me gastaré el dinero de mi jubilación// en coñac/ en guantes de verano// y sandalias de raso//Y diré que no hay dinero para mantequilla.....//

Por eso he buscado una foto donde apareces con un trajecito morado aunque sabía que trajecito morado con sombrero rojo no iba a encontrar porque tú siempre ibas muy conjuntada. 
Para mí el morado es el color de las chicas y de la rebeldía. 
Creo que tú no fuiste muy rebelde. Te adaptaste al sistema. La rebelde oficial fue tu sister Margaret... aunque... te importó un pito que te llamaran hortera y te seguías poniendo esos pañuelos en la cabeza atados al cuello cuando estabas en Balmoral .... ahora que pienso... la rebeldía tiene mil caras y quizá tu encarnaste una de ellas  a tu manera. Muy a tu manera. 

Bueno, querida Dear Queen, me voy que esto se está haciendo largo . 

Sé que nunca leerás esta carta porque si no quisiste ser amiga de Grace de Mónaco porque la considerabas plebeya, ¿cómo ibas a querer leer la carta de una española de barrio? No espero que lo hagas porque yo sí sé que eras inglesa y royal, así que esta carta en realidad la escribo para mí, para aceptar que en el fondo, y a pesar de todo, me caías bien y comprendía muchas cosas de ti. 

Cuando sabemos la pecera en la que crecieron y vivieron las personas, entendemos muchas razones y modos. 

Así que good bye, querida Dear Queen. 

Una mujer de barrio que si piensa en Londres, piensa en ti.

****
Cris Carrasco García
Imagen: tomada de Pinterest