Mostrando entradas con la etiqueta Versos a Valentina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Versos a Valentina. Mostrar todas las entradas

viernes, 7 de diciembre de 2018

Las cosas andan revueltas

Querida hermana:

Las cosas andas revueltas porque los pueriles, los niños, los no iluminados, los que navegamos en el samsara, hemos decidido que con la violencia se resuelve todo. 
En el sur entra en el parlamento alguien que da miedo y los del otro extremo se lanzan a la calle como salvajes, impiden que los que creen sus enemigos se reúnan, se enfadan, agreden y lo rompen todo.
 Son jóvenes y no tan jóvenes, son ingenuos, pero ellos también dan miedo. Porque el odio, venga de donde venga, eriza la piel. 
Y los de allá, van a cruzar el Atlántico para jugar aquí un partido de fútbol. Sí, hermana, como te lo digo. Temen que pueda ocurrir alguna tragedia fruto de la violencia y han decidido poner agua de por medio. 
No te rías, que no es de risa.
Los vecinos y vecinas también están viviendo cosas muy tristes con chalecos amarillos rodando por el suelo y la Torre Eiffel acordonada. 
 Ya sé que donde tú estás todo esto suena a patio de colegio o de instituto, o peor aún, a patio de arenero y tobogán, pero los que todavía estamos aquí, lo hacemos casi todo así de serio y de triste y de gris y de feo. No sabemos dejar de sufrir. Cuando nos sentimos heridos creemos que haciendo daño nos curaremos.
No nos entendemos porque no queremos. Por ego, por orgullo, por tontos. Porque humildad y empatía son palabras bonitas que muy pocos ponen en práctica con verdadera voluntad.
Nos ponemos etiquetas :" de izquierdas" "de derechas", " del Boca", "del River".... y así decidimos quién entra en nuestra vida y quién no, lo borramos de nuestra lista de Facebook o no le deseamos los buenos días.

Pero nosotros, aún haciendo todo eso, no votamos a los que dan miedo y por ello nos creemos más listos y más maduros y más demócratas y más buenos. Mejores. 
Quizá no seamos tan diferentes de ellos como creemos.
Tal vez nosotros también le demos miedo a alguien.
Buscamos la seguridad en lugares equivocados. Un lugar equivocado es la violencia. Violencia contra el inmigrante, violencia contra las mujeres, violencia contra el hincha del otro equipo, violencia contra la vida. No queremos entender que somos frágiles y vulnerables. Si lo entendiéramos, nos haríamos fuertes.
Creo que sería un error intentar hacer entender todo esto porque cada uno, cada una, debe llegar a sus propias conclusiones a su ritmo y en su momento, por eso no intento convencer a nadie, sólo comparto también con otras personas este escrito dirigido a ti, que ya no te acuerdas de las cosas mundanas.

Bueno, hermana, me voy que esto se alarga y aquí escribiendo no voy a solucionar nada.  Quizá, lo único, que tú te rías de los pueriles, tontos e infelices seres humanos. 

Algo es algo. 

Un beso. 
*********

Imagen: Jeffrey Larson
Texto: Cris Carrasco García


viernes, 23 de noviembre de 2018

El gorrioncito

El gorrioncito
otea el horizonte
desde el punto más alto
del tejado.
Sé que sólo ve lluvia.
Alza el vuelo, traza círculos
con alegría infantil.
Está jugando
donde otros maldicen el agua.

(Cris Carrasco García)


Imagen: Cinzia Bolognesi

jueves, 15 de noviembre de 2018

Recojo algunas hojas



Recojo algunas hojas
que tapizan la tierra
del parque.
Están mojadas, tienen frío,
el otoño las hace temblar.
Las pongo en mi diario
para que duerman calientes,
para no olvidarlas
cuando llegue la primavera.

(Cris Carrasco García)

Imagen: Abigail Halpin

lunes, 22 de octubre de 2018

Semana preciosa

Querida hermana:

Releyendo la carta que te envié la semana pasada, siento como si hubiera pasado un siglo porque han ocurrido tantos acontecimientos buenos que no sé por dónde comenzar. 
Bueno, tú siempre me decías que cuando no se sabe por dónde empezar lo mejor es hacerlo por el principio, así que eso voy a hacer:
el lunes pasado sonó el teléfono a una hora muy temprana y se puso en marcha un pequeño milagro; sí, ya sé que tú dices que a todo le llamo milagro pero ¡es que la magia existe!. No te voy a aburrir con los pequeños detalles y te cuento directamente el final ¿preparada? Pues allá va....¡puedo permitirme ir al retiro! 
Deja de poner esa cara de yo ya lo sabía porque no tenías ni idea ¿o sí? Donde tú estás a veces creo que lo sabéis todo...
Bueno, pues si de aquí a esa fecha no tengo ningún problema de salud, nadie a mi alrededor me necesita tanto como para no dejarme marchar durante diez días y se dan todas las condiciones ¡iré al retiro de pascua! Todavía me parece todo tan especial, tan fuera de lo común, tan dulce, tan mágico.
 Y el otro suceso que ocurrió la semana pasada es que una amiga que tú no conoces nos llamó a Gianna y a mí desesperada porque su perrito llevaba tres días desaparecido y nos dijo que hiciéramos plegarias por él, para que encontrara el camino de regreso a casa. Hicimos plegarias, por supuesto, pero también le pedí ayuda a la protectora para que lo publicaran en su página y ¡ pocos minutos más tarde una chica dijo que lo había visto! Mi amiga se desplazó hasta allí y después de algunas horas y colaboración de muchas personas el perrito los encontró a ellos ya muy entrada la noche, pero todos sanos y salvos. 
Con estos dos sucesos he pasado una semana entre las nubes y ahora comienzo a aterrizar. 
¡ Cómo es la vida! la semana pasada tenía un gran nubarrón sobre mí y esta ha vuelto a salir el sol. Por cierto, también hemos tenido la peor gota fría de los últimos diez años y por unos días parecía que a tod@s nos iban a salir branquias y escamas. 

Pero la lluvia también ha pasado y seguimos teniendo pulmones y piel. 

Te llevo siempre conmigo.

Un abrazo con color de otoño.

*******
Texto: Cris Carrasco García
Imagen: Laura Knight

lunes, 1 de octubre de 2018

Arco iris


Querida hermana:


Hoy El Príncipe ¿sabes quién es, verdad? El que intenta captar la vida fotografiando a personas desconocidas y escribiendo poemas, pues ha fotografiado a una niña siguiendo con el dedo el reflejo de un arco iris en una pared de baldosas blancas y me ha recordado lo que tú siempre me decías: " Los arco iris que se reflejan en objetos blancos son mensajes alegres de seres extraordinarios". 

La magia existe y cuando estamos atentas se manifiesta a nuestro alrededor. 

La semana pasada hubo luna llena y tuve una anécdota de hartazgo con Selene.  Estoy trabajando en comprenderla pero ella es la luna llena, demasiado luminosa, y yo el filo discreto de la luna nueva. Aún así creo que lo conseguiré.

Luis Pomodoro me ha pedido que le mande luz. ¡Qué graciosos y qué frágiles somos los seres humanos! Tiene miedo porque debe pasar por una prueba importante y él, tan ateo, tan práctico, me llama con voz temblorosa y me pide que piense en él y que junte mis manos por él.  Me lo pide en un susurro, pequeño e íntimo. Claro que lo haré y por todo aquel que lo necesite.


Comenzamos un nuevo mes y ya sabes que octubre siempre me trae el regalo de un año más. Qué bello poder celebrarlo y qué bello sentirte tan cerca aunque estés tan lejos. 

¿Eso también se llamará magia? 

Un cálido abrazo

Cris


Imagen: desconozco su autor/a. Gentileza de ShiroDani

viernes, 17 de agosto de 2018

Te traeré un hada

Te traeré un hada
que te cuide y te quiera.
Alguien a quien le importes
y te acaricie
como sólo las hadas saben.
Sólo te pido un poco de paciencia
porque estoy aprendiendo
su idioma de pensamientos buenos.
No tardará mucho
porque ya ha mandado en anticipo
un manto de luz
y una pluma con tu nombre. 

(Cris Carrasco García)

Imagen: Corinne Dmuynck

lunes, 2 de julio de 2018

Qué eternas son

Qué eternas son 
algunas tardes de verano
instaladas en un tiempo infinito.
¡Qué eternas cuando esperas
un pequeño milagro imposible!

(Cris Carrasco García)



Imagen: Claudia Tremblay


lunes, 18 de junio de 2018

A veces, por un instante

En el tren, de Villacañas a Valencia.

A veces, por un instante,
la vida es tan perfecta
como un círculo de mujeres
con raíces de tierra
y pechos de mariposa.
A veces, por un instante,
la vida es tan redonda
como un mar de amapolas
entre bancales de trigo y viñas.

(Cris Carrasco García)

Imagen: Barbara Zambon

jueves, 24 de mayo de 2018

Es fácil reconocerse en el dolor

Es fácil reconocerse en el dolor
y pensar en las palabras 
de los maestros y los manuscritos.
Pero no sé
cómo dominar la alegría
sin confundirme con las diosas.

( Cris Carrasco García)

Imagen: Abigail Halpin

martes, 1 de mayo de 2018

Cada etapa de mi vida es una paella distinta...


He tenido la suerte de ser invitada por Beni Córdoba a la "tertulia" literaria que se realizará este próximo viernes en Adisto ( Asociación de Discapacitados de Torrent).
Cuando me propuso el tema, me quedé un tanto estupefacta: la paella. 
Pensé :" ¿Qué escribo sobre la paella que no suene folklórico y banal y a la vez la puedan entender los chicos y chicas de Adisto? Y bueno, tras varias tentativas, ésto es lo que he llegado a hacer. Espero que os guste:

********
Cada etapa de mi vida es una paella distinta...
De niña entre algarrobos y almendros
y los primos jugando a los indios
con la tizne de la paellera.
¡No te arrimes al fuego! era el grito de las madres.
¡salvaje libertad con aroma de leña y arroz!
La adolescencia y los domingos de campo
toman color de obligación y rebeldía.
Como deprisa porque en la ciudad me esperan
los amigos y el rock.

Los años de facultad: mamá bájame el arroz
que me quedo a estudiar...
y llega el plato. Siempre demasiado lleno.
No quiero la carne,
comienza mi conciencia a tomar vuelo.

Los novios, las invitaciones a paella de restaurante
con nombre de gran tenedor
y contemplación de atardecer en el espejo de los arrozales.

Viene el luto y la tristeza.
A los almendros de la infancia se les ha marchitado la flor
y la paellera añora a los indios tiznados de negro.
Ahora sólo como el arroz y las verduras.

Llega un amor de muy lejos.
Soy su maestra de conversación femenina
en el paellero el domingo al mediodía.
Le explico la paella de siempre.
Le aconsejo la mía, la que deja a los animales
correr, saltar, volar y nadar.

( Cris carrasco García)
Imagen: Cecile Mancion





sábado, 28 de abril de 2018

Siempre te digo sí


Siempre te digo sí
y rodeo con lápiz rojo el día,
la hora y el segundo exacto
de tu encuentro,
pero sabes que no tengo certezas
porque soy la hoja del calendario
donde el coyote nunca anota su visita
y siempre llega de madrugada
con el desesperado aullido
del solitario que reclama
la atención de la luna.

( Cris Carrasco García)
Imagen: Byeol Hyna

sábado, 21 de abril de 2018

En el tiempo de las mariposas

En el tiempo de las mariposas,
cuando sentía un aleteo en la nariz
huía a la guarida de las osas solitarias
y allí lloraba
hasta que las lágrimas reparaban
la coraza de hierro.
Pero eso fue en el tiempo de las mariposas...
Ahora,
encuentro en mis lágrimas las tuyas
y te reconozco en la tristeza
de la lluvia y los eucaliptos.
Ya no reparo el hierro con agua salada
y cuando llegan las nubes
me fundo con la tierra
y mis brazos doloridos acogen
los ríos silenciosos de todos los seres
y el retorno de las golondrinas.

(Cris Carrasco García)

Imagen: Rebecca Green

domingo, 1 de abril de 2018

La calle huele a azahar

La calle huele a azahar
y aspiro profundo
anhelando que por un instante
permanezca en mí
sabiendo de lo efímero del aroma.
¡Qué generosas son las flores!
¡Qué avaros mis sentidos!

(Cris Carrasco García)


Imagen: Corinne Dmynck

jueves, 29 de marzo de 2018

Vendrán pronto

Vendrán pronto
las golondrinas.
Otra vez la primavera,
los pájaros y el azahar.
Llega a su fin
la espera de los nidos.

(Cris Carrasco García)


Imagen: Abigail Halpin



sábado, 24 de marzo de 2018

Todo es de espuma y etéreo

Todo es de espuma y etéreo.
Los pececitos se hacen aire
y debemos dejarlos marchar
como los recuerdos,
como los inviernos,
como las primaveras.
Los coyotes también se van
si les ponemos alas
y abrimos la ventana.
"Los coyotes no vuelan"
(me informa alguien que cree
en la fuerza de las montañas).
El mío sí
porque ya sólo creo en los volátiles
mundos de las nubes.

(Cris Carrasco García)


Imagen: Corinne Dmuynck

viernes, 2 de marzo de 2018

Por cada gota de lluvia

Por cada gota de lluvia
una sirena rompe el silencio
de las ruedas mojadas
y llega el sobrecogimiento
por el árbol caído, por el accidente,
por esta tierra que no sabe descifrar
el ritmo lento de las nubes y el agua.

( Cris Carrasco García)

Imagen: Byeol Hyuna

domingo, 25 de febrero de 2018

La tarde de domingo

La tarde de domingo
me devuelve el secreto
para respirarte.
Tomo tu dolor y te devuelvo luz:
No sabes que te ayudo
porque quiero que me mires
como a una simple mariposa.
Al menos así te haré reír.

( Cris Carrasco García)

Imagen: Ginette Beaulieu


martes, 6 de febrero de 2018

Qué triste

Qué triste
aquel que sólo cree
en la sombra alargada
de la apariencia
y el que piensa
que nadie es bueno.
Qué tristes sus vidas
de lentejuelas amargas
y defensas con golpes
al aire.
Hoy lloro por ellos.
Al fin y al cabo
andan conmigo
y sé lo mucho que sufren.
Cuando cesen las lágrimas
les diré tres palabras:
no es verdad.


( Cris Carrasco García)

Imagen: Shimura Tatsumi


viernes, 10 de noviembre de 2017

Jugando al escondite y Punto intermedio

JUGANDO AL ESCONDITE

Desde este tren de vuelta a casa el mar no se deja atrapar. Llega con forma de playa desierta de noviembre y cuando quiero fotografiarlo el tren me introduce en la oscuridad de un túnel. 
Vuelve la luz y el mar se esconde tras los pinos.
Se deja ver. Parece quieto y sereno. Preparo la cámara y otro túnel me lleva a una noche sin luna tan repentina como inesperada. Cuando salgo de la noche la luz del sol me deslumbra y se multiplica en el azul del agua con pequeños destellos.
Otra vez lo intento. Otra vez resulta imposible.
Desisto.
Lo mejor es contemplar sin pretensiones. 

Imagen: Fred Calleri



PUNTO INTERMEDIO

En esta cuna inmensa que es el tren, me voy adormeciendo como un feto envuelto en la placenta de su madre.
A lo lejos, las grúas de un puerto y una pequeña franja de mar. Mi casa está cerca. Atrás queda la ciudad que me abre el corazón y se queda con la llave. Delante me esperan los abrazos. 

( Cris Carrasco García)

martes, 10 de octubre de 2017

Anoche soñé con sombreros


Anoche soñé con sombreros
que volaban
y paraban a descansar
en campos de amapolas
alfombrados con hojas de otoño.
Yo, descalza, los iba recogiendo
empañados de rocío
y cuando los ayudaba
a recomenzar el vuelo
me mojaban con una fina lluvia.
¡Qué sueño tan tonto! he pensado
al abrir los ojos.
Pero al mirar por la ventana,
en la acera había un sombrero abandonado
que me ha dicho: " ayúdame a volar".

( Cris Carrasco García)

Imagen: Marie Patriaux